martes, 16 de agosto de 2011

Soneto en la primera misa de Diego López Luján

Sobre el sagrario -música callada-
Santiago en un rosetón reluce
peregrino que hacia Él nos conduce
¡exulta iglesia de Pozo Cañada!

La hostia es frágil y delicada
mas en ella un milagro se produce
que Quien a humanidad se reduce
nos eleva a la Gloria anticipada.

Danos Diego siempre de este pan
y brinda con la copa del martirio
uniendo la amapola y el lirio.

Tras de tí, mar allá, otros llegarán
irán a presidir la eucaristía
con nuevo estilo, de paz y alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.