miércoles, 24 de septiembre de 2014

Soneto con estrambote deprecativo a nuestro buen Crescencio

Nos resistíamos a aceptar tu partida
y aunque tu ya te ibas despidiendo
anduvimos juntos cantando y riendo
por el interior de tu tierra tan querida..

¡Qué hermoso es clausurar una vida
acunado por muchos y sintiendo
que siempre se vive muriendo
aunque el morir no gane la partida!

Adios Crescencio buen amigo
todos nos vamos un poco contigo
como en la andadura de estío.

Pronto nos visitará el primer frío
pero tu ya con Carmen a la vera
vivirás  la eterna primavera.

Ayudanos a crescer en santidad
para así tu nombre siempre honrar.

Jaume Aymar Ragolta
24/09/14

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.